Derek Thompson carlos velo psicología felicidad

Felicidad: qué y cómo

Para los que quieren saber de qué hablamos cuando hablamos de felicidad, y no quieren un saco de ñoñerías insustanciales por el camino.

Psicología de la felicidad que no empalaga

1. Introducción

Hablar del éxito, de la felicidad, del desarrollo personal y otros términos parecidos es hablar de conceptos bastante ambiguos que permiten deformaciones y barbaridades con más poesía que contenido real por parte de muchos autores. 

Pero, como siempre digo, las explicaciones literarias pomposas y poco concretas no ayudan mucho a saber qué hacer y, a veces, ni siquiera a tener claro de qué hablamos.

Sin embargo, no todo es humo y motos que vender a quien se descuide. A día de hoy, la psicología tiene información suficiente para poder enfocar el tema con un poquito de precisión.

Happy The Office GIFNormalmente se puede encontrar el de bienestar emocional, o la sensación continuada de estar satisfecho, en términos generales, con la propia vida en sus distintos ámbitos1. Lo que se llama felicidad en un contexto cotidiano no existe como tal de forma rigurosa dentro del ámbito académico. Pero sí existen conceptos muy cercanos un poco más precisos.

En este sentido, fíjate en que no decimos alegre como emoción, sino satisfechocomplacido, determinado a afrontar los problemas y a aprovechar las situaciones que se sucedan,  aspectos todos ellos más importantes en el largo plazo1, y que se ven menos alterados por los momentos de tristeza o enfado que, con toda probabilidad, aparecerán tarde o temprano.

También es posible encontrar otros modelos que hablan de bienestarfelicidad calidad de vida. En la imagen pongo una diapositiva de mi presentación en la conferencia «Mother and Child. A modern look at the quality of life in HIV infection» de San Petersburgo, en la que aparecen sólo algunos de los más extensamente aceptados.

carlos velo psicologia positiva calidad de vida
Referencias 2 a 6

Lo bueno que tienen tantos modelos tan bien estudiados es que si uno se pone a leerlos mejor, aunque usen diferentes palabras, todos hablan de lo mismo en términos generales.

Así que podemos concluir que podemos apuntar y trabajar los ámbitos que probablemente nos sean más exitosos para llegar a ese bienestar que buscamos.

Así que vamos a ello.

2. Bienestar emocional

Como ya he comentado, hay muchos modelos y son bastante equiparables, así que para centrarnos un poco más, yo voy a utilizar el que propuso la investigadora Carol Ryff3,4 (y su equipo, los investigadores solitarios no existen), según el cual, el bienestar emocional se divide en 6 puntos:

carlos velo psicologo carol ryff bienestar emocional
@carlosvelo.ps (enlace en la imagen)

Lo que podemos sacar de su propuesta es la parte personal: la dirección de pensamientos y acciones que uno mismo puede hacer y controlar. 

Su modelo se compone básicamente en un claro establecimiento de objetivos, una actitud proactiva hacia ellos, apoyo de relaciones satisfactorias, algo de control sobre el entorno, y paciencia para lo que no sea posible manejar. 

Es decir, la sensación a largo plazo de avanzar en “lo que quiero” y sentir que puedo tomar decisiones sobre ello. Suena fácil y rápido. No lo es tanto.

supportive cheer GIFEs cierto que los modelos enfocados en calidad de vida7-11 ponen más énfasis en las condiciones sociales que los que hablan sobre bienestar emocional, sin embargo, yo no caería en el viejo debate de qué tiene más peso, si el entorno o el individuo, puesto que estos estudios no son opuestos, sino complementarios.

El entorno tiene un peso sobre el individuo, es algo que no se discute, y, a la vez, el individuo tiene capacidad para gestionar su bienestar. 

Si alguien afirma que sabe exactamente cuánto peso tiene cada uno… Yo desconfiaría de él.

3. Relaciones sociales

“En este ámbito, Hervás apunta a que muchas veces miramos en el sitio equivocado. No hay nada que sustituya un café con un buen amigo. Las redes sociales pueden generar una sensación ficticia, los links pueden generar experiencias parecidas a las del consumo, pero se trata de nuevo de picos de emocionalidad positiva. No es ningún ingrediente que aporte un bienestar estable.” 

De la noticia –mitos sobre la felicidad-.

En este sentido, el estudio de Fowler y Christakis12 hablan de cuánto de felices (aparición de emocionalidad positiva y no aparición de sintomatología depresiva) están las personas en función de su red social y de la positividad que se desprenda de ésta. «La difusión de la felicidad».

carlos velo psicologia mapa relaciones sociales
Extraído de: Fowler & Christakis, 2008 (ref. 12)

Resulta que la situación geográfica en una red social que promociona emocionalidad positiva parece ser un factor clave para explicar las diferencias emocionales entre personas.

«While there are many determinants of happiness, whether an individual is happy also depends on whether others in the individual’s social network are happy. Happy people tend to be located in the centre of their local social networks and in large clusters of other happy people.»

Traducción: «Mientras que hay muchos condicionantes de la felicidad, una persona es feliz tanto en cuanto otras personas de su red social lo sean. La gente feliz tiende a situarse en el centro de sus redes sociales en grandes conglomerados de gente feliz.»

Extraído de: Fowler & Christakis, 2008 (ref. 12)

Evidentenmente hay muchísima más investigación sobre este aspecto, y todos los modelos que comentaba anteriormente lo tienen en cuenta. La consigna es clara, el grupo importa.

4. Ejercicio físico

Los estudios que relacionan la falta de actividad en general con la depresión son tan extensos y replicados que no se discuten a día de hoy13.

Estos estudios señalan que el hecho de estar involucrado en diferentes actividades de diferentes ámbitos, funciona como factor protector contra las emociones negativas intensas y los síntomas depresivos. Pues bien, hilándolo un poco más, podemos encontrar que uno de esos ámbitos es, sin duda, el ejercicio físico.

Lathia, Sandstrom, Mascolo, y Rentfrow14 señalaron que en la gente que tiene actividad física diaria, tanto si es un entrenamiento riguroso o no, encuentran mejores indicadores tanto de salud física  como de felicidad (bueno, bienestar emocional).

happy rugby world cup GIF by World Rugby
Y en algunos deportes hasta podemos juntar dos de los puntos clave.

Hay suficiente evidencia científica como para confirmarlo15,16. A cualquier edad17Funciona.

5. Trabajo

“Está demostrado que (el trabajo) es capaz de provocarnos placer. Que una cantidad correcta y concreta de trabajo que nos motive sí que puede activarnos esas áreas cerebrales (relacionadas con sensación de bienestar)”, lo explica Pedro Bermejo, neurocientífico y autor del libro Neuroeconomía .

De la noticia –mitos sobre la felicidad-.

Echando más madera al fuego, y entendiendo el trabajo no sólo como una actividad necesaria para ganar dinero, sino como un espacio en el que plantearme objetivosdesarrollarme personal y profesionalmente consiguiendo también un reconocimiento por ello, pues efectivamente éste puede ser un foco perfectamente útil de producción de bienestar18.

Dogs Laughing GIF by The BarkPost

 

Trabajar al final puede ser un infierno18 o puede ser un placer y una satisfacción19,20. Evidentemente cualquiera de los dos modos sumará positiva o negativamente sobre el cómputo global.

«Las personas con mayor satisfacción de vida gozan de mejor salud física, mayor logro profesional, mejores relaciones sociales y mayores contribuciones económicas para su sociedad.»

Citado de Adler (2017) (referencia 21)

6. Dinero

Sobre que si el dinero da la felicidad siempre ha habido mucha discusión. De hecho, es un tema tan interesante que tengo por ahí otra entrada en la que hablo de ello específicamente.

La respuesta seguramente no sea tan sencilla como decir sí o no. Obviamente la falta de dinero suficiente influye directamente sobre la calidad de vida y pone un sustrato sobre el que generar problemas emocionales. 

carlos velo psicologo relacion dinero felicidad
No he encontrado el enlace de la fuente 🙁

Sin embargo, también es cierto que no es absolutamente determinante22. En todo caso al alcanzar un nivel suficiente de seguridad de calidad de vida se produce un efecto techo tras el cual el nivel de “felicidad” no continúa ascendiendo. 

El dinero parece ser condición necesaria pero no suficiente23. Así que, sí, búscalo, pero no, no dejes que adquiera demasiada importancia. 

La típica decisión difícil.

7. Conclusiones

El resumen que te he hecho incluye muchos ámbitos y perspectivas. Controlarlo todo requiere trabajo y tiempo, tanto internamente como los ámbitos más externos. Aplica paciencia

No olvides que necesitarás auto-aceptación. Llegarán las etapas de infelicidad, las emociones negativasfrustración… Ello no significará fracaso, significará que la vida sigue, que el mundo gira y que las situaciones se suceden. Tu actitud y tus acciones importan.

No parece fácil de conseguir eso del bienestar emocional estable, pero también queda claro que sabemos mucho sobre el camino y que es posible. Los pasos son lentos, pero satisfactorios.

carlos velo bertrand russell psicologia felicidad positiva
@carlosvelo.ps (enlace en la imagen)

5. Referencias

  1. Vázquez, C., Hervás, G., Rahona, J. J., & Gómez, D. (2009). Bienestar psicológico y salud: Aportaciones desde la Psicología Positiva. Anuario de Psicología Clínica y de la Salud, 5(1), 15-28.
  2. Maslow, A. H. (1943). A theory of human motivation. Psychological review, 50(4), 370.
  3. Ryff, C. D., & Singer, B. (1996). Psychological well-being: Meaning, measurement, and implications for psychotherapy research. Psychotherapy and psychosomatics65(1), 14-23.
  4. Ryff, C. D. (1989). Happiness is everything, or is it? Explorations on the meaning of psychological well-being. Journal of personality and social psychology, 57(6), 1069.
  5. Seligman, M. E. (2004). Authentic happiness: Using the new positive psychology to realize your potential for lasting fulfillment. Simon and Schuster.
  6. Duckworth, A. L., Peterson, C., Matthews, M. D., & Kelly, D. R. (2007). Grit: perseverance and passion for long-term goals. Journal of personality and social psychology, 92(6), 1087.
  7. Li, X., Chi, P., Sherr, L., Cluver, L., & Stanton, B. (2015). Psychological resilience among children affected by parental HIV/AIDS: a conceptual framework. Health psychology and behavioral medicine3(1), 217-235.
  8. WHOQoL Group. (1993). Study protocol for the World Health Organization project to develop a Quality of Life assessment instrument (WHOQOL). Quality of life Research, 2(2), 153-159.
  9. Lucas-Carrasco, R., Laidlaw, K., & Power, M. J. (2011). Suitability of the WHOQOL-BREF and WHOQOL-OLD for Spanish older adults. Aging & mental health, 15(5), 595-604.
  10. de Sousa Pinto, J. M., Arenillas, J. C., Nogueras, A. M., González, J. R., & Gómez, F. G. (2010). La calidad de vida de pacientes asmáticos evaluada por el WHOQOL-BREF y el SGRQ. Fisioterapia, 32(3), 116-122.
  11. Benitez-Borrego, S., Guardia-Olmos, J., & Urzúa-Morales, A. (2014). Factorial structural analysis of the Spanish version of WHOQOL-BREF: an exploratory structural equation model study. Quality of Life Research, 23(8), 2205-2212.
  12. Fowler, J. H., & Christakis, N. A. (2008). Dynamic spread of happiness in a large social network: longitudinal analysis over 20 years in the Framingham Heart Study. Bmj337, a2338.
  13. Pérez Álvarez, M. (2007). La activación conductual y la desmedicalización de la depresión. Papeles del Psicólogo, 28 (2).
  14. Lathia, N., Sandstrom, G. M., Mascolo, C., & Rentfrow, P. J. (2017). “Happier people live more active lives: using smartphones to link happiness and physical activity.” PloS one, 12(1).
  15. Koydemir, S., Sökmez, A. B., & Schütz, A. (2020). A Meta-Analysis of the Effectiveness of Randomized Controlled Positive Psychological Interventions on Subjective and Psychological Well-Being. Applied Research in Quality of Life, 1-41.
  16. Wiese, C. W., Kuykendall, L., & Tay, L. (2018). Get active? A meta-analysis of leisure-time physical activity and subjective well-being. The Journal of Positive Psychology13(1), 57-66.
  17. Won, D., Bae, J. S., Byun, H., & Seo, K. B. (2020). Enhancing subjective well-being through physical activity for the elderly in Korea: a meta-analysis approach. International journal of environmental research and public health17(1), 262.
  18. Rothmann, S. (2008). Job satisfaction, occupational stress, burnout and work engagement as components of work-related wellbeing. SA journal of industrial psychology, 34(3), 11-16.
  19. Fisher, C. D. (2010). Happiness at work. International journal of management reviews12(4), 384-412.
  20. Allen, M. S., & McCarthy, P. J. (2016). Be happy in your work: The role of positive psychology in working with change and performance. Journal of Change Management16(1), 55-74.
  21. Adler, A. «Educación positiva: Educando para el éxito académico y para la vida plena. Papeles del Psicólogo (2017) Vol. 38 (1), pp. 50-57.
  22. Kahneman, D., Krueger, A. B., Schkade, D., Schwarz, N., & Stone, A. A. (2006). Would you be happier if you were richer? A focusing illusion. science, 312(5782), 1908-1910.
  23. Myers, D. G. (2000). The funds, friends, and faith of happy people. American psychologist, 55(1), 56.

Deja una respuesta