carlos velo psicologia enfrentar problemas habilidades afrontamiento

Enfrentar problemas

Estrategias de afrontamiento,
¿qué y por qué?

Manual para huir de los problemas (NO)

1. Introducción

Como decía en el artículo los sesgos cognitivos, las personas no reaccionamos siempre de la misma manera ante la información que nos llega, ni tampoco siempre seleccionamos la información más útil.

Así, el grado de capacidad, cansancio, interés, atención o tiempo que se le pueda dedicar a una información o suceso que ocurre delante de nosotros, hace que analicemos de distinta forma su importancia y lo que podemos hacer con esa información.

Pongamos de ejemplo el procesamiento de un ordenador. No es una metáfora académicamente muy acertada del cerebropero nos sirve para entender esta explicación. Cuando al ordenador le llega una información en forma de pulso eléctrico, ya sea por un botón del teclado, ratón, cable USB o WIFI (la WIFI), éste lleva a cabo un procesamiento (esas cosas que ocurren en sus chips) y genera una salida, que es algo que aparece en su pantalla.

Pues las personas funcionamos de forma parecida (me perdonen los académicos), recibimos información por parte de nuestros sentidos, le damos una vueltas en el cerebro, y soltamos una salida. Esa salida es un resultado que puede llevar forma de una acción o de pensamiento. Y, a su vez, ello volverá a funcionar como estímulo que generará otra vez el proceso, dependiendo de su intensidad y de lo demás que esté pasando en ese momento.

A los psicólogos nos importa intensamente eso que pasa dentro del cerebro porque queremos entender por qué ante situaciones parecidas las personas reaccionan y aprenden diferente. Y si sigues leyendo te voy a explicar por qué a ti, sin ser psicólogo necesariamente, también te interesa entenderlo.

2. Estilo activo de aprendizaje

Como decía en el artículo del efecto que tienen sobre nosotros los medios de comunicación, las personaspodemos evaluar información por la vía “profunda” o por la vía “superficial”. Este concepto expresa exactamente lo que parece, porque significa que ante distintas sensaciones como, por ejemplo, dolor, imágenes, equilibrio, tristeza o sonidos, podemos dedicar mucha concentración a 

  • (1) conocer todas sus partes, qué relaciones tiene con otros elementos y cómo podemos usarlo
  • (2) O podemos dedicar atención solamente a cuáles son sus partes y a qué relación tienen con otros elementos
  • (3) O sólo cuáles son sus partes… 
  • (4) O sólo fijarnos en alguna parte.

Todo apunta a que hay una magnitud en lo mucho o poco que pensamos, en la capacidad mental que ponemos sobre algo. Además, efectivamente, ésta genera diferencias en lo que aprendemos.

think liga endesa GIF by ACBEn psicopedagogía se llama aprendizaje pasivo a la escena en la que un alumno está escuchando una clase magistral de un profesor, y, por el contrario, aprendizaje activo1,2,3 a un alumno tratando una información por sí solo, abordándola con compañeros, descubriéndola por medio de experimentos y exponiéndola a los demás.

Parece ser que en ese proceso requiere un mayor esfuerzo mental, lo que le lleva, claro está, a aprender más.

Proud Self Five GIF by Zara LarssonPero no sólo eso, sino que se encuentra más motivado1-3rinde mejor1-3, tiene una comprensión más profunda4, una mayor aplicación práctica3, se auto-supervisa mejor5,6coopera con compañeros mejor5,6, y mejora su actitud hacia el reto7, o sea, que lo valora más positivamente.

3. Estilo activo en la vida diaria

Pues bien, resulta que no sólo de aprender conocimientos trata esto, sino que hay más. Eso más es lo que llamamos estilos de afrontamiento, que influyen intensamente en la resolución de problemas8 y en la vivencia que tenemos de los mismos, o sea, en lo eficaces que somos y en los positiva o negativamente que los vivimos9-12.

Con el paso de las situaciones, y también de mi atención y esfuerzo en cada una, aprendo y genero un estilo de afrontamiento8 que se acaba por automatizar. Ese estilo determina no sólo cómo afronto los problemas, sino también cómo los sufro (o no sufro).

carlos velo psicologia positiva albert bandura
@carlosvelo.ps (enlace en la imagen)

Poniendo un ejemplo:

Estresor: “Estoy en el trabajo, el jefe entra enfadado, pide una ampliación del proyecto y muestra su descontento con el equipo”.

Opciones:

  1. Me frustro, me agobio y me escondo hasta que se solucione de alguna manera.
  2. Me frustro, me animo, trato de salir de la situación buscando a alguien que la solucione.
  3. Me frustro, me animo, ideo posibles soluciones, busco ayuda, lo comento, y me pongo a llevar a cabo las soluciones.

Estas diferencias de conducta constituyen diferentes estilos de afrontamiento. Y sí, tal y como parece, tienen diferentes efectos, tanto en la solución como en la vivencia de las situaciones8-12.

Las estrategias activas (de llevar a cabo algún esfuerzo mental y/o acción) se han mostrado más eficaces que las pasivas (expresión y/o salida de la situación), tanto para resolver el problema como para mantener un buen estado emocional9.

carlos velo psicologo enfrentar problemas estrategias de afrontamiento
Adaptación de diferentes fuentes (ver referencias)

También hay que tener en cuenta que en determinadas ocasiones en las que no tenemos capacidad para afrontar la situación que sea, las estrategias pasivas suponen una herramienta útil13, incluso se podría considerar que buscar y reclamar ayuda sería, en ese caso, un punto intermedio entre activo y pasivo.

Parece haber consenso en que la mejor opción es tener más estrategias, y lo más activas posible… Casi siempre.

La investigación en psicología ha encontrado multitud de ejemplos al respecto: adolescentes con un estilo de afrontamiento centrado en el problema que mostraban mejor estado emocional general14, pacientes que tenían un estilo de afrontamiento centrado en la emoción que experimentaban más nivel de estrés que los pacientes que lo tienen centrado en el problema15, o estudiantes con un afrontamiento activo que eran capaces de soportar mayores cargas de trabajo que los que tenían un afrontamiento pasivo16.

enough republican national convention GIF by Election 2016Podría poner muchos más ejemplos que hay sobre esto, pero creo que se entiende la idea. Tampoco seamos pesados.

4. Conclusiones

Ante cualquier problema de la vida te van a surgir dos coyunturas:

  • el propio problema 
  • y la vivencia que tienes de él.
carlos velo psicologo sergi moreso
@sergi_moreso (enlace en la imagen)

A veces bastará con resolver el problema para que todo se acabe, pero otras llevará más tiempo y tendrás que afrontar la emoción a la vez. Y, a veces, ni siquiera podrás resolver el problema, como en un desastre natural o un fallecimiento cercano.

Acumula todas las estrategias que se te ocurran para encarar ambas situaciones. Úsalas, sé activo, y cuando no puedas, sé activo en buscar con quién ser pasivo.

«Si luchamos, podemos perder; si no lo hacemos, ya estamos perdidos.»

Referencia desconocida

5. Referencias

  1. Becker, W. E., & Watts, M. (2001). Teaching methods in US undergraduate economics courses. The Journal of Economic Education32(3), 269-279.
  2. Bonwell, C. C., & Eison, J. A. (1991). Active Learning: Creating Excitement in the Classroom. 1991 ASHE-ERIC Higher Education Reports. ERIC Clearinghouse on Higher Education, The George Washington University, One Dupont Circle, Suite 630, Washington, DC 20036-1183.
  3. Johnson, D. W., Johnson, R. T., & Smith, K. A. (1998). Cooperative learning returns to college what evidence is there that it works?. Change: the magazine of higher learning30(4), 26-35.
  4. Salemi, M. K. (2002). An illustrated case for active learning. Southern Economic Journal, 721-731.
  5. Johnson, R. T., & Johnson, D. W. (2008). Active learning: Cooperation in the classroom. The annual report of educational psychology in Japan47, 29-30.
  6. Kurfiss, J. G. (1988). Critical Thinking: Theory, Research, Practice, and Possibilities. ASHE-ERIC Higher Education Report No. 2, 1988. ASHE-ERIC Higher Education Reports, The George Washington University, One Dupont Circle, Suite 630, Dept. RC, Washington, DC 20036-1183.
  7. McGregor, J., Cooper, J. L., Smith, K. A., & Robinson, P. (2000). Strategies for energizing large classes: From small groups to learning communities: New directions for teaching and learning.
  8. Lazarus, R. S., & Folkman, S. (1984). Stress, appraisal, and coping. Springer publishing company.
  9. Torres, M. G. J., Martínez, M. P., Miró, E., & Sánchez, A. I. (2012). Relación entre estrés percibido y estado de ánimo negativo: diferencias según el estilo de afrontamiento. Anales de Psicología/Annals of Psychology, 28(1), 28-36.
  10. Grebot, E., Paty, B., & Dephanix, N. G. (2006). Styles défensifs et stratégies d’ajustement ou coping en situation stressante. L’Encéphale, 32(3), 315-324.
  11. Heiman, T. (2004). Examination of the salutogenic model, support resources, coping style, and stressors among Israeli university students. The Journal of psychology, 138(6), 505-520.
  12. Marques, S. (2005). The relationship between attachment style and coping strategies in late adolescence. Alliant International University, San Diego.
  13. Foyle, L. W. (1998). The relationship between coping and depressed mood: The impact of coping strategy and situational control.
  14. Figueroa, M. I., Contini, N., Lacunza, A. B., Levín, M., & Suedan, A. E. (2005). Las estrategias de afrontamiento y su relación con el nivel de bienestar psicológico. Un estudio con adolescentes de nivel socioeconómico bajo de Tucumán (Argentina). Anales de Psicología/Annals of Psychology, 21(1), 66-72.
  15. Yeh, S. C. J., Huang, C. H., Chou, H. C., & Wan, T. T. (2009). Gender differences in stress and coping among elderly patients on hemodialysis. Sex Roles, 60(1-2), 44.
  16. Kausar, R. (2010). Perceived Stress, Academic Workloads and Use of Coping Strategies by University Students. Journal of Behavioural Sciences, 20(1).

Deja una respuesta